Tía María para reducir pobreza y generar empleo

Con el proyecto de cobre Tía María (en la provincia de Islay, Arequipa), y de otros proyectos cupríferos en el norte, el país consolidaría su posición como uno de los principales productores de cobre en el mundo. Sin embargo, fuerzas antiperuanas y enemigas de los pobres se han propuesto detener el desarrollo económico y social del país.
Tía María representa una inversión de US$ 1,400 millones para producir anualmente 120,000 toneladas de cobre al 99.99% de pureza, lo que lo convierte en uno de los principales proyectos mineros del sur; y además completamente amigable con el medio ambiente, debido a que utilizará el sistema de oxidación y lixiviación. Con Tía María la reducción de la pobreza y desempleo en Islay está asegurada: 9,000 puestos de trabajo, directos e indirectos. Asimismo, S/ 273 millones anuales, por canon y regalías, incrementarán los presupuestos locales para ejecutar las obras públicas reclamadas por la población.
Sin embargo, todo este escenario de progreso está interrumpido por un radicalismo antiminero que se inició en 2011, con el estribillo “agua sí, oro no”. El marxismo, alrededor de supuestas oenegés ambientalistas, está organizando –en los medios, academia y calles– una serie de eventos contra de la minería. Demoniza con relatos falsos, sin sustento técnico, las actividades económicas dedicadas a la extracción de los recursos naturales.

La insistencia en las mentiras sobre la contaminación, un tema que despierta tantas sensibilidades en la población, las torna verosímiles. Sobre Tía María, el círculo antiminero señala que contaminará los cultivos del valle de Tambo y consumirá el agua necesaria para la agricultura arequipeña. No obstante, el falso relato se cayó. Con Elmer Cáceres como gobernador de Arequipa, se anunció que Tía María no iba porque ocupará Las Lomas de Cachendo (provincia de Islay), territorio declarado por el propio Cáceres como intangible (reserva natural) y, por tanto, libre de actividades productivas. Otro invento que se desmoronó con el tiempo. En la supuesta reserva natural estaban asentadas diversas asociaciones de viviendas, antes de declararla zona ecológica.
Después de detener el proyecto Conga en Cajamarca, las fuerzas antimineras se han concentrado en el Corredor Minero del Sur (Arequipa, Apurímac y Cusco) para hacer lo mismo: detener la producción de cobre. El cuento de la contaminación oculta una estrategia política cuya finalidad es empobrecer al país y crear climas de violencia favorables al comunismo. El marxismo –organizado en los medios de comunicación locales, colectivos ciudadanos, colegios y poblados–, presiona contra Tía María. El uso de la violencia física y verbal es constante.
Vale señalar que Tía María ha firmado convenios de colaboración, en los poblados arequipeños, para realizar actividades vinculadas a la salud, educación, agricultura, ganadería y otros. Además Southern Peru, concesionaria del proyecto, ha participado activamente protegiendo a la población durante la pandemia del coronavirus: fumigó comisarías y hospitales; en 14 distritos arequipeños, potentes bombas instaladas en camiones rociaron Saniquat 500 para eliminar bacterias, hongos y virus en parques, calles y lugares públicos; entregó equipos de protección personal (EPP); instaló, en lugares estratégicos, surtidores de agua y jabón para mejorar la higiene; puso a disposición vehículos para transportar personal de salud y policías; donó miles de pruebas rápidas; y en el sur, donó 20,000 litros de oxígeno semanal para los pacientes afectados con Covid-19. Como en Moquegua y Tacna, donde opera las minas Cuajone y Toquepala respectivamente, Southern lució su comportamiento de buen vecino por propia voluntad. No obstante los esfuerzos realizados, el comunismo presenta a Tía María como una amenaza para los agricultores y ganaderos. Una mentira tremenda.
El proyecto Tía María tiene la licencia de construcción confirmada por el Consejo de Minería, después de un intento de anularla por parte de Cáceres. Postergar su desarrollo es un crimen, especialmente después de la caída de economía provocada por el mal manejo de la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *