SEGURIDAD ALIMENTARIA PELIGRA POR CRISIS AGRARIA

SEGURIDAD ALIMENTARIA PELIGRA POR CRISIS AGRARIA

Consecuencia. Alza de los precios de los fertilizantes disminuirá la producción de alimentos

La crisis del sector agrícola por los altos precios de los fertilizantes a raíz de las disrupciones del comercio marítimo —desde el 2020— y la guerra ruso-ucraniana (2022) podrían acarrear una crisis de seguridad alimentaria a 15,5 millones de peruanos, que ya estaban en dicha situación por las secuelas socioeconómicas de la pandemia, como la alta inflación, según previsiones de la representante de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en el Perú, Mariana Escobar.

“La actual crisis agrícola sí puede agravar la seguridad alimentaria, porque habría escasez de algunos productos, desabastecimientos parciales a nivel nacional o en algunas regiones. Si no hay fertilizantes, los alimentos se van a encarecer aún más y no habrá suficiente de ellos”, señaló Escobar a La República, dejando en claro que el escenario “será de tipo paulatino y no inmediato” tanto en productores como en consumidores.

Perú importa más de 1,4 millones de toneladas de los principales fertilizantes al año. El 22% corresponde a la urea.

Carlos del Río, integrante del Instituto de Estudios Peruanos (IEP), enfatiza que esta situación golpea a sectores claves de la agricultura que abastecen a la alimentación nacional, en especial la de tipo familiar, donde se producen alimentos como el arroz, la papa, el maíz, legumbres, hortalizas y otras verduras.

“Muchos de los alimentos que vienen a los grandes mercados y consumimos a diario usan fertilizantes basados en la urea. La siguiente campaña agrícola sería muy dura, ya que la producción nacional puede caer un 20%”, adelantó.

Sin embargo, Escobar señaló que todo dependerá de la información que recopile el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri) en la Encuesta Nacional de Intenciones de Siembra, que, según datos preliminares a marzo del 2022, para un aproximado de 30 principales cultivos, se registró 1 millón 852.182 hectáreas sembradas en la reciente campaña, esto es 1,1% menor que lo registrado en el mismo periodo de agosto a marzo de la campaña 2020-2021.

Proceso en cadena

La inflación (local e importada) y la limitada capacidad adquisitiva del consumidor por el empobrecimiento monetario también ahondarían más en la crisis de seguridad alimentaria, coincidieron Escobar y Del Río.

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el índice de precios al consumidor (IPC) de abril avanzó 0,96%; y en la división de alimentos alcanzó un 9,3%.

Mientras que la pobreza descendió al 25,9% de la población peruana, nivel menor en 4,2 puntos porcentuales al compararlo con el 2020 (30,1%), según data del INEI.

Resolver el problema

Clímaco Cárdenas, presidente de Conveagro, comentó que el menor nivel de productividad y mayor incremento en el precio de los alimentos afectan directamente a la seguridad alimentaria, tal como asegura la FAO.

“El precio de los fertilizantes se ha incrementado hasta en 300% y hasta ahora no hay ninguna solución. Los costos de producción se incrementan para los agricultores, y en otros casos ya no alcanza para comprar el insumo, por eso se deja de fertilizar y habrá una menor productividad”, precisa.

El líder gremial asegura que esta situación se puede mitigar con decisión política y medidas concretas como la compra de fertilizantes de Gobierno a Gobierno, “y contribuir en el recojo de las cosechas en costa, sierra y selva y distribuirlas en los mercados a donde acuden las poblaciones vulnerables”.