Pobreza aumentará en Cajamarca para el 2020, Reactivemos nuestra economía

 Los esquemas actuales de aportar por la reactivación en Cajamarca sólo buscan que la economía no caiga a niveles de desesperación en la mayor parte de la población. Recordemos que el  INEI informó, hace menos de un año, que el nivel de pobreza el 2018 bajó del 21.7% al 20.5% de la población peruana. No obstante, al revisar los niveles de pobreza por regiones en esos datos dados por nuestro organismo rector en estos temas, se observan grandes diferencias en este indicador. Así, la situación más crítica se encuentra en nuestra región Cajamarca, con un nivel de pobreza de entre 37.4% y 46.3%

En el año 2019, el índice de pobreza monetaria afectó al 20.2% de la población del país, con lo cual mantiene prácticamente los mismos niveles del año 2018, cuando la pobreza alcanzó al 20.5% de la población, reportó, en su oportunidad, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) según los resultados de la Encuesta.

No necesitamos ser pitonisos ni adivinos para prever que la pobreza en el Perú aumentará por la crisis económica debido al coronavirus en Perú, Así es. Estamos conscientes que hay una bajada muy fuerte del PBI de 12 puntos y que la pobreza va a aumentar, eso es un hecho, por eso la importancia de asumir con amplitud y de forma directa el tema del diálogo permanente y “la mesa de concertación”, en favor de la inversión responsable y sana en beneficio de Cajamarca y los peruanos.

Requerimos dar un gran salto en nuestra economía si queremos salvarnos de la condena a ver morir y frustrar sueños de nuestros viejos y jóvenes de nuestra región. Si no queremos que la delincuencia invada nuestras calles y caminos. Evitemos ser miopes de nuestra propia vida y futuro.

Debemos asumir que la Gran Minería, debe invertir en alianza con la comunidad, el estado de derecho, el principio de BUEN VECINO,  en favor de Cajamarca y los cajamarquinos y que su aporte sirva para generar empleo en los diversos estamentos de la población económicamente activa y de las micro ,pequeñas y medianas empresas.

Tenemos una cartera inminente de inversión que supera los 15 mil millones de dólares, eso nos convertiría en una región privilegiada con la inversión. No necesitamos generar enfrentamientos entre la agricultura y minería, cuando está demostrada que ambos pueden ser aliados y sobrevivir con grandeza generando economía para las familias del campo y la ciudad.

Escribir o editorializar en favor de la inversión por convicción no me hace asalariado de nadie y mucho menos de la minería. Al contrario creo que lo que debemos asumir es que en democracia es válido dialogar, discrepar, perO también ponernos de acuerdo en temas que requieren de nuestra mayor amplitud. Mucho antes del surgimiento del COVID19 se informaba de cambios de paradigma dentro de la industria minera, particularmente con la contribución a un planeta más limpio, apostando fuertemente por las energías verdes, y por los minerales necesarios para la generación de las mismas. Se trata de una larga lista que incluye, entre otros, al cobre, litio, y otros metales estratégicos. Necesarios para un futuro más sustentable, estos minerales y metales serán demandados en mayores cantidades. Es así que la minería comenzará a reactivarse, adaptándose a la nueva normalidad impuesta por el COVID19, protegiendo a su principal capital: las personas y el medioambiente.