Niegan pedido de Southern para comprar 100 mil vacunas para sus trabajadores y comunidades

Minera estuvo negociando en abril con laboratorio que fabrica la vacuna rusa Sputnik V. Sin embargo, el Ministerio de Salud desestimó la solicitud.

El pasado 3 de mayo, durante el Comasurmin 2021, el director general de Operaciones de Southern Peru Cooper Corporation, Jorge Meza Viveros, reveló que estaban negociando la adquisición de 100 mil dosis con el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, laboratorio que fabrica la vacuna rusa Sputnik V. Sin embargo, el Ministerio de Salud (Minsa) desestimó la solicitud.

Por fuentes del Minsa, el diario La República supo que hubo varias razones para rechazar la importación. La primera fue que Gamaleya aún carece de registro sanitario para operar en Perú, además que Southern tampoco cumple el requisito para importar las dosis, pues esa tarea le compete a una droguería.

Otro de los argumentos para desechar la oferta es el plan de vacunación en marcha que en esta etapa prioriza a los adultos mayores , la población vulnerable a la enfermedad.

Según Meza Viveros, las vacunas hubieran sido distribuidas en las operaciones de la empresa como Toquepala (Tacna) y Cuajone (Moquegua). Detalló que 30 mil vacunas se hubiesen destinado para la inoculación de la población de Moquegua, similar cantidad para Tacna, 25 mil para sus trabajadores, familiares y proveedores, mientras que las 15 mil restantes para la provincia de Ilo.

Pedido conjunto de mineras

Según el representante de la minera, Southern junto a otras compañías mineras se preparaban para adquirir en conjunto un total de cuatro millones de dosis, de las cuales iban a usar 890 mil y el resto iban a entregarlas para que sean aplicadas a la población.

Cabe recordar que en abril, el ministro de Salud Óscar Ugarte, señaló que los productores de vacunas no están vendiendo a los privados sino a los gobiernos porque es mucho más fácil vender a escala nacional y que otra condición existente es que se tiene que aceptar la responsabilidad por los posibles efectos secundarios que pudiera causar alguna vacuna.

Asimismo, según la Organización Panamericana de la Salud, aún no se puede permitir que los privados compren vacunas porque el objetivo principal es que se usen primero en beneficio de los grupos vulnerables, como adultos mayores y personal de salud, de acuerdo al actual cronograma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *