MÁS DE S/ 40 MILLONES PERDIÓ CAJAMARCA POR CORRUPCIÓN

La Contraloría General determinó un perjuicio económico de S/ 40 millones 704 mil 710 como consecuencia de 210 hechos irregulares en diversas entidades públicas de Cajamarca, que se identificaron a través de auditorías de cumplimiento y servicios de control específico durante el 2020, así lo dio a conocer este jueves el contralor general, Nelson Shack, durante la presentación del reporte de Rendición de Cuentas: Resultados del Megaoperativo de Control.

Como se recuerda, en marzo del año pasado la Contraloría inició el mega operativo de control territorial en esta región con el fin de coadyuvar, mediante un control preventivo y célere, a la gestión pública en beneficio de los ciudadanos, así como también reducir el impacto de la corrupción e inconducta funcional en los organismos públicos. Para ello, desplegó a más de 700 auditores para que intervengan en 227 entidades estatales.

Producto de los servicios de control posterior realizados, se determinó presunta responsabilidad en un total de 435 funcionarios y/o servidores públicos, y se identificaron 885 responsabilidades, de las cuales 266 son de carácter penal, 167 civil y 452 administrativo.

Por lo pronto, el contralor general exhortó a los titulares de dichas entidades públicas intervenidas en Cajamarca, a que sancionen ejemplarmente, en el ámbito administrativo, a los funcionarios y/ o servidores que fueron identificados con dicha responsabilidad. “Lo peor que pueda pasar es que haya impunidad”, manifestó.

Agregó que, a pesar de la difícil situación que enfrentamos como producto de la pandemia, el mega operativo tuvo excelentes resultados puesto que superó la meta programada de 760 intervenciones, ejecutándose en total 1535, de los cuales 201 fueron acciones de control posterior y 1334 de control simultaneo, representando el 220% y 511% más de lo programado, respectivamente. Estas cifras superaron ampliamente la meta programada inicialmente.

El contralor general manifestó que la Contraloría y el Sistema Nacional de Control vienen realizando su trabajo pero que se requiere el esfuerzo de la ciudadanía y de las autoridades que tienen la función de controlar, como los consejeros regionales y regidores, para hacer sostenible la lucha contra la corrupción e inconducta funcional.

Asimismo, anotó que el próximo gobierno debe priorizar la creación de un servicio civil de carrera, que incorpore a profesionales de forma meritocrática y que también haya un proceso de deméritos. “No tener dicho servicio ha ocasionado los problemas de deficiencias y corrupción que se han observado durante la pandemia, no solo en el sector salud”, señaló.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *