La neo izquierda y el neo liberalismo contra el empleo y los gremios sindicales

ES VÁLIDA LA DICOTOMÍA DERECHA-IZQUIERDA EN EL SIGLO XXI? – Jorge ...Hoy tenemos la gran posibilidad de tener una minería que aliada al estado y a laos pueblos y regiones donde se desarrolla pueda hacer grandes alianzas que permitan mirar un país diferente al futuro y evitar que la neo izquierda y el radicalismo ambiental sigan destruyendo la capacidad de inversión y por lo tanto las posibilidades de empleo sano y de mayores recursos al estado para desterrar la pobreza.

Si bien el impacto de la disminución de la actividad minera en la economía peruana es difícil de predecir, el principal temor es la caída de los precios, ya que se estima que una caída del 10% en el precio del cobre, por ejemplo, reduciría el PIB de Perú en un 1%.

Pero la caída simultánea de la oferta y la demanda impiden que los precios de los metales se desplomen. Por otra parte, Perú es un importante productor de oro y plata, que son valores refugio en tiempos de crisis y podrían ayudar a compensar estas pérdidas. Además, los actores de la industria minera cuentan con la competitividad de la mina en Perú, que tiene los costos de producción más bajos del mundo, para soportar la crisis actual.

La izquierda en el Perú ha tenido innumerables luchas buscando la reivindicación del trabajo, de la familia, de la mujer, de la consolidación de los sindicatos, de los gremios de trabajadores y profesionales y de ello obviamente la vieja guardia marxista ,socialdemócrata y social cristiana han dado muestras de su protagonismo para defenderla.

Los sindicatos, por hablar de uno de los rubros fueron priorizados desde el punto de vista de la interpretación marxista, es obvio que sin proletariado no había revolución por lo tanto los sindicatos eran la primera línea de la lucha de clases y su protagonismo por llegar al poder socialista.

Esta posición de la izquierda latinomareicana en su búsqueda de equilibrio político con la derecha pro capitalista que no quería la organización sindical fueron los hechos sobre los que se desarrolló la política hasta los 90.

Hoy ha aparecido una izquierda anti trabajo y por consiguiente anti sindicato, si yo quiero que no haya inversión entonces no quiero que no haya trabajo y al no haber trabajo no hay sindicatos, no hay reivindicación laboral

Si a esto se suma que las posiciones de la neoizquierda peruana, aliada al sector conservador del radicalismo ambiental intentan desarmar la posibilidad de sobrevivencia en función de dejar sin trabajo a los hombres y mujeres del Perú.

Han dejado de ser protagonistas de la reivindicación laboral, salarial. Les preocupa simplemente como parar el aparato productivo, como dejar sin trabajo a los hombres y mujeres de la patria para dar paso a una extrema pobreza que ellos azuzan con la esperanza de empoderarse en la miseria del ser humano. Desde mi punto de vista el neoliberalismo y la neo izquierda aliada al extremismo ambientalista viajan en el mismo tren.

 

Esta no es un análisis jalados de los pelos, ustedes todos los días andan viendo como las fuerzas políticas “llamadas de izquierda y radicalismo ambiental” intentan cerrar puesto de trabajo sin argumentar cual es la salida al aparto de desarrollo económico y como eliminar la pobreza del país, el mensaje contra las transnacionales, bueno el neoliberalismo hace lo mismo al revés. Al final los más pobres pagan por los extremos de uno y otro lado.

Así estamos, por eso el debate más que político tiene que ser reivindicativo para que   la organización civil, de los colegios profesionales, de los sectores gremiales y sindicales asuman la defensa del trabajo que no es otra cosa que defender la inversión como natural herramienta del desarrollo y  defender el derecho al trabajo y buscar equilibrio y respeto con el medio ambiente.