HAGAMOS LA REFORMA DE LA AFP, ¡AHORA!

POR ING. MIGUEL ALBERTO MORENO GALICIA, (Consultor y analista de gobernabilidad y Desarrollo Social)

[email protected]

Corría el año 1993 cuando Carlos Boloña, Ministro de Economía de Fujimori, decide dar luz verde a la creación de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) ante la desesperación de millones de peruanos que veían preocupados como el sistema de pensiones existente colapsaba debido al robo sistemático del que había sido víctima durante el gobierno de García.

Han pasado 27 años y nada ha cambiado porque la verdad es que, las AFP, nunca fueron pensadas para mejorar la calidad de vida de quienes se jubilan. Se necesitaba crear un fondo que permita financiar las inversiones privadas así que no se les ocurrió mejor idea que respaldar las mismas con el dinero de los millones de aportantes que se vieron, y se ven, OBLIGADOS a entregar un porcentaje de sus sueldos a cambio de una vejez digna que obviamente, bajo el sistema actual, nunca tendrán.

Reforma de AFP: ¿Qué ha sucedido en Chile, creador de este sistema ...

El sistema privado de pensiones se ha convertido, o siempre fue, en un “negocio redondo” aquí no hay pierde, generando utilidades a costa de la rentabilidad de la clase trabajadora quienes en muchos casos una vez terminada su etapa laboral solo podrán subsistir recibiendo las migajas que las AFP resuelvan darles bajos sus condiciones y criterios sin derecho a reclamo.

Y entonces, si las AFP nunca lograron mejorar la calidad de vida de sus afiliados, si los pensionistas nunca fueron reivindicados y por el contrario a la fecha no logran cosechar a su vejez todo el esfuerzo de años de aportes e incluso en muchos casos mueren sin haber podido hacer uso de su fondo. ¿Por qué habiéndose presentado durante los últimos años varios proyectos de Ley, no se ha podido a la fecha aprobar algún decreto que permita hacer una reforma al sistema actual?

Al parecer la respuesta cae de madura y en definitiva a estos poderosos grupos no les conviene que cambien las reglas de juego en favor de los aportantes y han logrado aplazar durante años cualquier reforma que busque mejorar y asegurar la rentabilidad de nuestros jubilados porque ello podría significar algún tipo de perjuicio a los millonarios montos que reparten como utilidades entre sus accionistas, todo esto con el aval de autoridades complacientes y cómplices en beneficio de estos grupos.

Para asegurar que todos estos proyectos no lleguen a buen puerto utilizaron algo que les ha venido dando resultados: “propagar el miedo” aduciendo que la economía no podría soportar que el dinero de los aportantes sea retirado, teorías que fueron respaldadas por muchos economistas y difundidas por medios de comunicación que prestaron sus líneas editoriales en favor de intereses privados. Si hacemos uso de nuestra memoria podríamos recordar por ejemplo el holocausto económico que presagiaba la mayoría cuando se aprobó pensión 65 sin embargo, esto nunca sucedió.

Estas empresas han tenido un comportamiento escaso de moral además de abusivo, calificativo del propio presidente Vizcarra. Se han mostrado carentes de empatía ante la necesidad de cientos de miles de personas, indiferencia que los ha llevado a intentar repartirse casi 150 millones de soles de utilidad en plena crisis sanitaria – económica ad-portas de la aprobación del retiro de una parte de los fondos, a pesar de su negativa, lo que muestra su total desprecio hacia la población.

Es injusto por ejemplo que, con más de 160 mil millones de soles en sus fondos, dinero de los aportantes, por cierto, las AFP favorezcan mediante préstamos e inversiones a grandes grupos bancarios a tasas ínfimas y que estos mismos Bancos les presten a micros, pequeños y medianos empresarios a tasas astronómicas cuando ese mismo dinero podría ser destinado para la reactivación de los últimos.

Para el Legislativo el decreto de urgencia emitido por el Ejecutivo, que permitía retirar S/. 2,000 soles a los pensionistas que no hayan aportado en los últimos 6 meses, no fue suficiente y, aunque con algunas modificaciones a la propuesta original, decidió aprobar la ley que permite el retiro del 25% de los fondos por parte de los afiliados. Dicha Ley, al parecer, no contará con la aprobación por ahora del Gobierno Central lo que generará demora para la ejecución de lo aprobado por el Congreso.

Diferentes autoridades han alzado su voz de alerta sobre las “nefastas” consecuencias que podría tener para la economía del país el hecho de que miles de aportantes, amparados por la ley, decidan retirar parte de sus fondos. Desde la Ministra de Economía María Alva hasta el presidente del BCR, Julio Velarde quien sin embargo ha sido más cauto al aceptar que están en capacidad de crear los mecanismos que permitan disminuir cualquier posible consecuencia en la economía, así como diferentes economistas del espectro nacional.

El mundo entero viene atravesando por una crisis sanitario – económica a la cual no somos ajenos y si bien es cierto la situación que estamos viviendo es momentánea se deben tomar decisiones que puedan solucionar de alguna manera las necesidades inmediatas de la población más vulnerable. Las medidas tomadas por el Gobierno Central son acertadas y se entiende que han sido tomadas en busca del bien común, sin embargo, no son suficientes.

Tal vez el momento no es el oportuno para que los pensionistas hagan uso de un fondo que finalmente no es una cuenta de ahorros sino un fondo de pensiones y debería servir para tal fin, sobre todo porque muchos perderán una parte importante de sus aportes de manera definitiva, pero la economía tiene que reactivarse y hay quienes no están en condición de esperar tres años, 6 meses o tan siquiera una semana a ver si recuperan lo que su AFP invirtió, o tal vez perdió, sino más bien necesitan poder hacer uso inmediato de ese efectivo y así poder solucionar sus carencias.

El Legislativo y el Ejecutivo han convenido en que la Reforma Integral del Sistema de Pensiones tiene que darse y esperemos que este primer paso, que ha tenido la aceptación de la mayoría de la población, sea el de pocos para que a corto plazo podamos tener jubilados que vivan una vida Digna porque ya es hora de entender que el bien común de la población está por encima de cualquier rentabilidad de la empresa privada.

LAS AFP HAN TENIDO UN COMPORTAMIENTO ABUSIVO Y HA LLEGADO EL ...