DEFENSORÍA: URGE QUE DEMUNAS DE CAJAMARCA ATIENDAN DESPROTECCIÓN FAMILIAR

Se instó a las municipalidades provinciales a que adopten acciones inmediatas para lograr la acreditación.

La oficina de la Defensoría del Pueblo en Cajamarca exhortó a las municipalidades provinciales de la región a que adopten acciones y soliciten al Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) la acreditación de las defensorías municipales del niño, niña y adolescente (Demuna). Ello a fin de garantizar la atención de situaciones de riesgo de desprotección familiar de la niñez y adolescencia en la región.

 

Esta recomendación se efectuó luego de conocer que aproximadamente el 50 % de las Demuna de las comunas provinciales de Cajamarca no cuentan con la acreditación necesaria para atender casos de niñas, niños y adolescentes en riesgo de perder sus cuidados parentales, lo cual viene generando que estos casos no sean debidamente atendidos o sean vistos por la Unidad de Protección Especial (UPE) de Cajamarca, entidad que solo debería atender las situaciones de desprotección familiar.

En ese contexto, la institución recordó que, de acuerdo al Decreto Legislativo n.° 1297, la situación de riesgo de desprotección familiar se presenta cuando los derechos de una niña, niño o adolescente son amenazados y afectados, ya sea por circunstancias personales, familiares o sociales, que perjudican su desarrollo integral sin revestir gravedad, y no son o no pueden ser atendidos por su familia. Por ello, los procedimientos de riesgo de desprotección familiar,  tienen la finalidad de disminuir o eliminar los factores de riesgo e incrementar los factores de protección para prevenir la desprotección familiar de una niña, niño o adolescente.

En tal sentido, la oficina de la Defensoría del Pueblo en Cajamarca enfatizó que, de acuerdo a la norma, corresponde a los gobiernos locales iniciar procedimientos por riesgo de desprotección familiar e implementar servicios adecuados a favor de la niñez y la adolescencia, a través de las Demuna debidamente acreditadas, condición que deberán lograr de acuerdo a los procedimientos y estándares que establezca el MIMP.

Finalmente, la institución recordó que, de acuerdo a la Convención sobre los Derechos del Niño y el Código de los Niños y Adolescentes, estos tienen derecho a vivir, crecer y desarrollarse en el seno de su familia, debiendo el padre y la madre velar porque sus hijas e hijos reciban los cuidados necesarios para su adecuado desarrollo integral y, cuando ello no suceda, tienen derecho a la protección y asistencia especial del Estado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *