Covid 19 – Es tiempo de cambiar, los modelos económicos están desfasados

POR ING..  MIGUEL ALBERTO MORENO GALICIA, (Consultor en Gestión Gubernamental))

Correo electrónico(Contacto) [email protected]

Nunca, ni en nuestras peores pesadillas, imaginamos estar combatiendo esta guerra tan difícil de ganar contra un enemigo imperceptible, microscópico y feroz, a la fecha hablamos de más de 3 millones de infectados en el mundo y por encima de los 200 mil muertos,  pero que ha puesto de rodillas a las principales potencias del mundo, EEUU tiene alrededor del 30% de casos del global, y mandado a cuidados intensivos a muchos países latinoamericanos, nuestro país ocupa el segundo lugar por casos confirmados.

Para diversos analistas esta pandemia significaría el fin de la civilización tal y como está concebida hoy, gobernada por la derecha del capitalismo, la desigualdad, la arrogancia, la indiferencia, la intolerancia y el desprecio por todos y por todo incluyendo nuestro planeta que ante la ausencia del hombre contaminando en las calles y con una industria detenida, puede darse por fin un merecido respiro.

Pero el golpe no ha sido solo en la salud, lo económico y lo social han sido duramente sacudidos. Los actuales modelos económicos han demostrado, una vez más, no ser para nada eficientes ni eficaces y que por el contrario avivan la desigualdad. Al capitalismo no le importan los necesitados ni su hambre, la salud ni los enfermos, las escuelas ni los analfabetos. El capitalismo, de la manera como se está aplicando hoy en día, nos está destruyendo como sociedad.

Es momento de corregir la presencia de la derecha carente de empatía hacia la clase trabajadora que ha venido gobernando nuestro país durante décadas. Esa derecha representada por Fujimori, Toledo, García y Kuczynski, ect; esa derecha que conquistó a Humala y cualquier buena intención, si es que en verdad la hubo, de poner los intereses del pueblo por encima de los de algunos grupos empresariales.

La CONFIEP ha jugado un papel significativo en la defensa del capitalismo esos que ponen la maquinaria a trabajar cada vez que oyen algún murmullo de búsqueda de igualdad. Esa CONFIEP que defiende los intereses de las grandes corporaciones que manejan el destino de nuestro país, grupos corruptos que prefieren pagar millones en cruzadas políticas que pagar sus deudas tributarias. Grupos que invierten mas dinero en campañas publicitarias para anunciar que regalaron unas cuantas canastas a los más pobres que invertir en obras sociales de envergadura, ese empresariado que prefiere ver morir de hambre a sus pensionistas y se niega a devolverles lo que con mucho esfuerzo han “ahorrado”, ese banco que impunemente coloca tasas abusivas a pequeños y microempresarios por falta de una regulación por parte del Estado. Esa CONFIEP que pide beneficios tributarios por la pandemia a pesar de que quienes la conforman le deben miles de millones al fisco.

Es necesaria también un mea culpa de la izquierda que no ha sabido pelear por la igualdad de la población y en muchos casos, Villagrán es uno de ellos, ha cometido los mismos errores que los de la vereda de en frente y es que para poder decirle que no a una coima de millones hay que tener las convicciones bien claras. Tal vez ya no necesitamos ni izquierdas ni derechas sino bloques sólidos que sepan atraer inversión de manera transparente teniendo como abanderado el bien común y el cuidado del planeta.

Existen muchos temas en agenda, la Reforma Integral del Sistema de Pensiones, monopolios y oligopolios en farmacias, combustibles, alimentos, bancos, editoras, etc. Que sin mayor impedimento se han apoderado del mercado, el cobro de deudas fiscales a aquellos grupos vigorosos, entre otros.

Planteemos el socialismo como parte de nuestra cultura con presencia activa en algunos casos y de supervisión en otros por parte del Estado que no puede ser un invitado en su propia casa nunca más porque lo que ha desnudado esta pandemia es un total desconocimiento de la realidad de la población y una indiferencia por parte del “gran” empresariado, la suspensión perfecta impuesta por la CONFIEP es una muestra de ello.

El gobierno ha tenido las mejores intenciones de poder llegar a los que más lo necesitan, pero las iniciativas han tenido serios cuestionamientos. Los bonos no están llegando a los mas pobres, las canastas se las entregan incluso a quienes están en condiciones de comprarse sus propios alimentos, Reactiva Perú no será de mucha ayuda para las micros y pequeñas empresas porque estas son en su mayoría informales y este programa es de alguna manera un “premio para los formales”, todo esto se da porque nuestra economía es diversa y las realidades difieren mucho entre un sector y otro, entre una pyme y otra, y lamentablemente ni el Gobierno Central, ni los Gobiernos Regionales, ni los Municipios han hecho algo en todos estos años por intentar tener una data real que nos serviría de mucho ahora para llegar a los más vulnerables. Hemos apostado siempre por la cura antes que por la prevención y ahora es momento de pagar dicho atrevimiento.

Por si fuera poco, este Virus develó lo carente de valores que estamos. Desde altos mandos policiales negociando con el presupuesto asignado hasta gente caminando por las calles como si fuese un día cualquiera, sin el más mínimo remordimiento por aquellos que podrían perder la vida, pasando por taurinos que preferían ver en su recinto animales torturados antes que pudiese servir de albergue para aquellos que viven en las calles.

Tenemos que aprender a ser empáticos, esto no se trata de caridad se trata de justicia, de lo que podemos hacer y dar de corazón, a pesar de nuestras propias carencias, a aquellos que tienen mucho menos que nosotros o que no tienen nada.

Pero no todo debería ser malo. No podemos seguir siendo exportadores de materia prima de casi todo lo que enviamos al exterior, necesitamos fomentar la Industria y la producción de productos finales. Estudiantes y docentes de diferentes universidades han demostrado estar en condiciones de darle solución a la carencia de equipos existentes en los diferentes hospitales. Científicos peruanos, en el Perú, han manifestado que pueden producir pruebas moleculares y que están en búsqueda de la cura contra el COVID 19. Las FFAA han colaborado también a través de sus diferentes áreas de investigación y han demostrado, contra todo pronóstico, que están capacitados para realizar patrullaje en zonas rurales y urbanas. El desarrollo de actividades a través de plataformas tecnológicas ya no es una utopía en nuestro país. El teletrabajo y las clases virtuales son una opción que debería tomarse en cuenta a futuro a fin de combinarlo con lo presencial.

El Gobierno debe entender que los presupuestos de Investigación, Desarrollo tecnológico, Educación y Salud no pueden seguir siendo miserables. Necesitamos de una redistribución de las inversiones del Estado, necesitamos una mayor presencia en la defensa del planeta sin que esto signifique sacrificar la inversión sino animar una mayor supervisión, necesitamos atender las necesidades de los mas vulnerables no solo lo que dure esta pandemia sino de manera sostenida. Y como sociedad necesitamos entender que el bien común está por encima de cualquier ambición o deseo personal.

Si somos capaces de entender esto y de no cometer los mismos errores entonces saldremos adelante. No es necesario que todos entiendan, seria imposible, pero en democracia la mayoría marca el camino.