Cajamarca celebra hoy su Bicentenario de libertad.

El 8 de enero de 1821 Cajamarca proclamó su independencia. Ese día una gran multitud procedente de la vasta campiña cajamarquina ingresó a la plaza principal de la ciudad exigiendo la restauración del Tahuantinsuyo, señalando como monarca a su caudillo Astopilco.

Ante tan grave situación, se reunió el Cabildo y don Antonio Rodríguez de Mendoza, hermano del eminente rector de San Carlos, proclamó la independencia de Cajamarca, la cual fue jurada inmediatamente en medio de las más intensas manifestaciones de júbilo. Luego vino la liberación de Maynas.

Mientras que el ejército de San Martín ganaba posiciones en el norte de Lima (Huaura), la ciudad de Cajamarca juraba su independencia el 8 de enero de 1821, plegándose al movimiento libertario impulsado en Trujillo por el intendente Torre Tagle, y eligiéndose a Antonio Rodríguez de Mendoza como primera autoridad política. San Pablo hacía lo propio el 7 de enero, Hualgayoc el 9 de enero, Chota el 10 de enero y Jaén el 4 de junio de ese año.

Cajamarca contribuyó con diversos recursos a la causa emancipadora. Bolívar recogió de Cajabamba, Cajamarca y San Marcos en diciembre de 1823, la plata de los templos, ganado vacuno, ropa, herraduras, caballos, mulas y dinero; y un contingente de soldados que participó en la batalla de Ayacucho. Después de la independencia, se involucró en la lucha entre caudillos, y sufrió multas y sanciones políticas por apoyar la Confederación Perú-Boliviana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *