Autoridades de Sánchez Carrión exigen erradicar minería ilegal en Huamachuco

Autoridades de Sánchez Carrión exigen erradicar minería ilegal en Huamachuco

Según información de la Policía Nacional del Perú, la minería ilegal financia a grupos criminales provenientes de Trujillo.

Las autoridades de la provincia liberteña de Sánchez Carrión exigen la erradicación de la minería ilegal en Huamachuco.

De acuerdo con La República, las autoridades piden la interdicción en la zona Cerro El Toro.

Incluso, los pobladores -señaló el medio- detallaron que “en Huamachuco siguen apareciendo labores mineras ilegales ante la inacción de los efectivos PNP asignados en la zona”.

También indicaron, según La República, a los grandes operadores mineros que extraen de forma irregular el mineral, entre ellos Jorge Espejo Moreno, los hermanos García, los hermanos Ballena y Fernando Polo.

“Ahora aparecieron socios y nuevos personajes que abren socavones, y emplean a menores de edad, para traficar con cianuro y la dinamita ante la vista de las autoridades”, informó el medio.

Los comuneros denunciaron que una de estas operaciones ilegales mineras está a cargo de Bringas Luperte, quien reabrió la bocamina Toledo donde murieron ocho personas en marzo del 2019.

También reapareció Reyes Ríos, acusado por muertes en un socavón, quien traslada la mano de obra barata por varias bocaminas donde se extrae mineral de forma ilícita.

De acuerdo con la publicación, en la ruta Loma Redonda —propiedad de Cruz Mauricio— también se abrió otra bocamina.

Según advirtió la Policía Nacional del Perú (PNP), los ilegales incluso utilizan un bosque ubicado en Huamachuco, de propiedad de Fernando Polo Espejo, en donde habría más de un socavón.

“También sirve para ocultar el movimiento de tierra en una antigua bocamina del terreno ex-Neyra. Allí los indicios resaltan apertura y cierre constante para no ser evidenciado”, manifestaron.

Según información de la PNP, la minería ilegal financia a grupos criminales provenientes de Trujillo que apoyan el tráfico de armas, explosivos y de cianuro en varias localidades de la región donde se asienta esta actividad ilícita.

“Las organizaciones delictivas han encontrado su ‘mina de oro’ en las alianzas con mineros ilegales a quienes prestan seguridad y desatan terror contra todo aquel que se cruce en su rentable negocio”, señala un comunero de la zona.