Columna Diálogo de café ¿Para qué ser parlamentario?

Por: Alberto Moreno Alfaro (periodista)

El Poder Ejecutivo desde el fujimorismo ha buscado desprestigiar al Parlamento peruano, tratando de ponerlo en una tarea muy doméstica y quitándolo el verdadero papel político que deben tener los parlamentarios, sobre todo en el control de nuestro sistema político. Se le quiere someter a: La elaboración y aprobación de las Leyes,  elección de los integrantes de organismos de control del estado o la fiscalización de su acción. La orientación de la política pública y de las líneas de actuación del Estado han sido dejadas prácticamente de lado, cuándo allí está el verdadero poder del legislativo..

Sin embargo, hay otras funciones que tiene el elegido congresista y quizás la más importante es ser un representante popular de la expresión del pueblo, que lo eligió para que en su nombre ejerza las funciones no solamente de legislar, sino de expresar la opinión de su pueblo y sobre todo tener presente que los 135 congresistas tienen el CONTROL POLÍTICO DEL SISTEMA DEMOCRÁTICO PERUANO.

Si bien es cierto que el congresista no puede hacer obras, no tiene iniciativa de gasto; pero, desde mi punto de vista, no lo requiere porque su control legislativo, fiscalizador y político es suficiente para establecer un cordón umbilical con el pueblo en sus aspiraciones de lograr que las obras que haga el estado realmente respeten la necesidad de las poblaciones y su requerimiento de luchar constantemente contra la pobreza y la corrupción, además  buscar en la generación de la inversión para que esta se haga promoviendo el empleo sano y sostenido  logrando la reivindicación y  la justicia social de los pueblos y sus comunidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *