Cajamarca en el corredor ambiental binacional con Ecuador

Cajamarca cumple un papel importante en el corredor de conservación ambiental binacional que conforman Perú y Ecuador. Esta región forma parte de un corredor que conecta ecosistemas y brinda las condiciones ideales a las especies de fauna silvestre para su sobrevivencia.

El corredor binacional conecta ecosistemas que cuentan con condiciones ideales para proteger la fauna silvestre.
En el marco del Acuerdo de Paz entre Perú y Ecuador, ambos países impulsan el desarrollo de las poblaciones que se encuentran en la zona de frontera, basados en el aprovechamiento de sus recursos, manejo de cuencas hidrográficas binacionales y protección de zonas con alta biodiversidad.
Este corredor de conservación binacional constituye las cabeceras de cuencas de los principales ríos del norte del Perú, que abastecen de agua a la costa, sierra y ceja de selva, para consumo doméstico y actividades agrícolas.
A la fecha, en el lado peruano, se han reconocido áreas de conservación privada (ACP) manejadas por comunidades campesinas. En Piura, se cuenta con 4 ACP en las provincias fronterizas de Ayabaca y Huancabamba; mientras que, en Cajamarca, se ha reconocido tres ACP, en las provincias de Jaén y San Ignacio, y cuenta con un área de carácter nacional, como es el Santuario Nacional Tabaconas Namballe.
Con estas áreas, se logra proteger de 89,506 hectáreas de bosques montanos y páramos, aproximadamente, ecosistemas de suma importancia biológica y económica para las regiones de Piura y Cajamarca.
El tapir es una de las especies que habita los bosques que comprende este corredor.
Por su parte, en Ecuador, se cuenta con el Parque Nacional Podocarpus y Parque Nacional Yacuri, en Loja, y ha promovido la creación de otras áreas que buscan conservar los ecosistemas de fronteras.
Por ello, el Gobierno Regional Cajamarca y Naturaleza y Cultura Internacional, en pro de contribuir con este corredor de conservación binacional, promueven el establecimiento de la primera Área de Conservación Regional “Bosques El Chaupe, Cunía y Chinchiquilla”, la misma que se sumaría con 21,868.88 hectáreas, a este corredor, en los distritos de Chirinos, La Coipa, Namballe, San Ignacio y Tabaconas, provincia de San Ignacio.
Esta área, cuyo expediente se encuentra en el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas, busca contribuir en la conservación de la riqueza natural del Perú y, especialmente, de San Ignacio, favoreciendo a la continuidad de los servicios ambientales que prestan los bosques a las poblaciones locales.
Se resaltó que, en el área, habitan especies tales como el oso de anteojos (Tremarctos ornatus), tapir de montaña (Tapirus pinchaque), los mismos que necesitan grandes extensiones de territorio para la búsqueda de su alimento y reproducción.
El corredor protege bosques montanos y páramos.
Con este corredor de conservación binacional, se lograría la conservación de estas especies, las mismas que no conocen fronteras políticas y buscan su camino a través de los bosques, para asegurar su población y su supervivencia.
El ACR Bosques El Chaupe, Cunía y Chinchiquilla sería la primera área administrada por el Gobierno Regional Cajamarca. Además, sería la primera ACR peruana que se integraría a este corredor de conservación binacional