Parte I: Origen y significado del carnaval

Tomado del Blog de Julio Víctor Estremadoyro Alegre

Dicen que en la actualidad la fiesta del carnaval se celebra en los 3 o 4 días anteriores al miércoles de ceniza que da inicio a la Cuaresma cristiana. Estas fiestas preceden a un supuesto tiempo de recogimiento y ayunos. ¿Lo celebras así? Los orígenes del carnaval, según algunos historiadores, se pueden remontar hasta el tiempo de los egipcios y sumerios hace unos 5000 años.

La palabra carnaval viene del latín (carnevale), compuesta de carne (carne) y vale (adiós) . Se refiere la despedida de la carne por los ayunos y abstinencias de los próximos 40 días. Es decir, es una fiesta para satisfacer las necesidades de la carne (cuerpo), para poder quitarla de la mente y dedicarse al espíritu. Recuerda que “la carne es débil… muy frágil”.

Las palabras de las que se compone este término son carne y levare, es decir quitar la carne (y no carne y vale). El mismo significado tiene carnestolendas, puesto que tolens significa quitar, y no tolerar (ver tole-tole). De hecho la locución latina original completa de Carnes Tolendas es: Domenica Prima Carnes Tolendas, es decir, el primer domingo antes de quitar la carne.

Con la llegada de los europeos a América en el siglo XV, la fiesta del carnaval se introdujo en el nuevo

20130210-a_carnaval2.jpg

continente. Pero las celebraciones que más pueden haber influido son las de los romanos en la época de esplendor del Imperio, cuando en honor del dios Baco, el dios del vino, las gentes estaban durante días en una fiesta que compartían como iguales junto a los esclavos, algo que únicamente sucedía durante esa celebración.

A pesar de que es una celebración muy típica y antigua en la vieja Europa cristiana, tiene sus orígenes como la mayoría de las festividades, en antiguas tradiciones paganas. La palabra castellana ‘cuaresma’ tiene su origen en la palabra latina que quiere decir “los cuarenta días.” Antes del Segundo Concilio Vaticano había los domingos llamados “Septuagésima, Sexagésima y Quincuagésima.”

A la vez, hay que reconocer que es cierto que la iglesia Cristiana tomó ciertas costumbres de la cultura pagana y las “bautizó.” Algunas costumbres podían convertirse al cristianismo. Los orígenes paganos fueron desechados en favor de nuevos sentidos cristianos. Algunas otras costumbres no podían convertirse así y se murieron. No es imposible que hubiera una vez una fiesta pagana de carnaval. Sin embargo, el sentido de la palabra que tiene sus orígenes en nuestra cultura sin duda es el que he presentado.

EL CARNAVAL “CATÓLICO”

El origen latino de la palabra carnaval, viene de “carnelevarium”, que se refería al hecho de quitar la carne, algo relacionado con la prohibición del consumo de carne en la cuaresma cristiana. Tradiciones celtas o latinas, tendían al desenfreno y al consumo desproporcionado de alimentos: en este sentido más por las celebraciones en honor de Carna, hija de Helerno (kalendas de febrero), diosa de las habas y el tocino.

Para quien quiera saber puede revisar C.Gaignebet “Le Carnaval”, Altafulla Editorial, 1984 y a Ph. Walter “Mitología Cristiana: fiestas, ritos y mitos de la Edad Media”, Paidós Diagonales 2004. Durante la Edad Media a pesar de estar muy arraigadas las costumbres cristianas y de perseguirse a los que no seguían la tradición, la fiesta de carnaval tuve bastante auge debido a que era una forma de prepararse para los días de ayuno que se aproximaban.

EN LA ACTUALIDAD

En nuestros tiempos, las fiestas de carnaval se han separado completamente de cualquier sentido religioso, a pesar de continuar celebrándose antes de la cuaresma. Aunque hay algunos lugares en los que se celebra al terminar la Epifanía el día 6 de enero. O en otros lugares como Alemania comienzan el día 11 a las 11 y 11 minutos. Con estas excepciones, este evento no se ha convertido, sino se ha legalizado para tres cosas: gastar agua, gastar dinero en bebidas alcohólicas y, ampliar la tasa de natalidad.

Hay países como Brasil en los que el carnaval es un auténtico hito imprescindible del año y en los que la preparación de la fiesta y la duración de la misma se alargan durante más de un fin de semana. Lugares donde el carnaval es famoso y atrae a un público interesado, podrían ser: el Carnaval de Río, el de Santa Cruz de Tenerife, el de Venecia, o también el muy típico el carnaval de Cádiz, no tan alejados de la pomposidad de otros como los de Perú con el encanto de lo sencillo y la imaginación de los participantes en Puno y Cajamarca