Un funcionario judicial corrupto, es un traidor a la patria

(POR ALBERTO MORENO ALFARO, PERIODISTA)…La administración de justicia no solo es un problema más de los ya tantos de corrupción que tiene nuestra patria,es un tema ligado íntimamente a la nación, a la democracia; es la razón de ser de nuestro modelo político y de la garantía para su paz, su desarrollo y su esfuerzo por hacer del país de Todas las Sangres una verdadera Nación. Si el funcionario de justicia es corrupto desestabiliza el estado de derecho y por consiguiente la anarquía y la desazón de las inversiones llevarán a mal puerto a nuestra economía.

Un Poder Judicial corroído por la corrupción se convierte en un traidor de la patria, mucho más peligroso que la misma banda de delincuentes, que el narcotraficante y la política corrupta. Su comportamiento arrastra a lo mismo a nuestra policía y todo esto se convierte en una verdadera organización criminal contra el pueblo.

Las denuncias contra las esferas mas altas de nuestra judicatura muestra como la corrupción en este nivel no solo es para los favores políticos o de amiguismo, sino favoreciendo a bandas de narcotraficantes, violadores, enriquecimientos ilícitos, ascensos injustos, etc.

Si esto sucede en este nivel, ¡¿que estará pasando en las judicaturas regionales y locales, encontraremos acaso una resistencia moral de jueces y fiscales de provincias contra la corrupción?¡

El doctor Raúl Chanamé ,en uno de sus sesudos artículos, precisa que el artículo 138 de la Constitución vigente señala que “La potestad de Administrar Justicia emana del pueblo” y que el pueblo usa como intermediario para Administrar Justicia al Poder Judicial, por lo tanto, la Justicia en el Perú no es sólo un tema de discusión para abogados, para fiscales o para jueces. El articulista precisa que “La Administración de Justicia en nuestro país es un problema del ama de casa, es un asunto del vendedor ambulante, es un dilema del carpintero, del artesano, es un tema de la sociedad en su conjunto, y, es por eso que, cuando deseamos realizar un diagnóstico objetivo del Poder Judicial, tenemos inevitablemente que remitirnos a la opinión de todos estos ciudadanos”. 

Chanamé precisa que los peruanos en su gran mayoría, sencillamente no confían en la Justicia en el Perú, de cada 10 peruanos, 7 el día de hoy no cree en la Administración de Justicia. ¿Por qué no dan crédito a la Administración de Justicia?, por una serie de razones: señalan que es lenta, costosa, corrupta, impredecible. Ello produce como consecuencia la inseguridad jurídica, y eso deriva en un hecho mucho más grave que afecta el desarrollo de cualquier país: las inversiones productivas. Un estudio de las Naciones Unidas señala que en 40 países donde existe inseguridad jurídica, el problema se refleja gravemente en la economía de los países.

Entre el 5 y 10% de los ingresos del producto bruto interno de un país se ven afectados si no hay seguridad jurídica. ¿Esto qué significa en el Perú?. Que si no hay credibilidad en el Poder Judicial, el Perú está perdiendo entre mil y tres mil millones de dólares anuales de su PBI. Entonces, el tema de seguridad jurídica, no es un problema exclusivamente de jueces, es un hecho que está ligado directamente al propio desarrollo del país. Por lo tanto, los sectores de la ultraderecha en el Perú, aliados con políticos corruptos, están totalmente equivocados cuando creen que poniendo los 23 mil audios en la bandeja de entrada se acabó el problema. Cuidado están poniendo al país en una situación muy grave frente a su futuro y a su consolidación como Nación y estado democrático. SALUDOS…ALMA