LA RECESIÓN ECONÓMICA AFECTA AL SECTOR AGRO

Foto: El Tiempo

Foto: El Tiempo

Desde noviembre del 2011, cuando las movilizaciones en rechazo al proyecto Conga empezaron a paralizar por algunos días la ciudad de Cajamarca, se habla de una contracción en la economía de la región.

Según el Indicador Compuesto de Actividad Económica (ICAE), desarrollado por el Instituto Peruano de Economía (IPE), la producción de tres sectores en la región lleva siete trimestres consecutivos de retroceso –hasta setiembre del 2013–. Estos son agricultura, café y minería.

“La minería no es el factor más fuerte de retroceso en Cajamarca. Los sectores que más retrocedieron son el agropecuario y el café”, señala el economista Andrés Gatty, responsable del estudio de IPE.

El 2013 fue un mal año para los productores cafetaleros, pues a la caída de precios en el mercado internacional se sumó la pérdida de cientos de hectáreas cultivadas debido a la plaga de la roya.

Cajamarca se ubica en el segundo lugar en el ránking nacional de productores de este grano. Existen 79 mil hectáreas de cafetales que dan empleo a más de 34 mil familias cajamarquinas, según estadísticas de la Junta Nacional del Café.

PRIMEROS EFECTOS

“Toda la población se perjudica por la caída de la producción. Los más afectados son los pequeños empresarios porque la gente simplemente gasta en lo básico y los negocios disminuyen sus ventas”, aseguró Jorge Vergara, presidente de la Cámara de Comercio de Cajamarca.

Los sectores más afectados son el comercio, el transporte y el turismo. Los negocios relacionados a estos gremios dejaron de percibir entre el 33% y el 60% de sus ingresos.

El economista cajamarquino Ántero Zelada asegura que es poco lo que se aprovechó los recursos del canon en la región y que su disminución dejará proyectos inconclusos.

“Gran parte de la agricultura y ganadería cajamarquina no está certificada para exportar. Además, no hay una diversificación de los sectores productivos, nos limitamos a brindar dos o tres. Las autoridades deben tener planes para no ser  tan dependientes de la minería o la ganadería”, señala Zelada.

Información: El Tiempo